SAN PEDRO SULA

Estudiantes de Agronomía de la USAP reclaman su derecho de entrar armados a clases

La iniciativa surge tras conocerse que a los alumnos de la Universidad Católica se les permite el acceso con fusiles de asalto AK-47

Universidad de San Pedro Sula
Estudiantes de la USAP caminando por el área recreativa

San Pedro Sula. Redacción.

Un grupo de estudiantes de Agronomía de la Universidad de San Pedro Sula (USAP) realizaron este día un plantón exigiendo a las autoridades de ese centro que en el reglamento interno de la universidad se incluya su derecho legítimo a portar armas de fuego en las aulas de clase. Según sus convocantes, “andar con un cuete terciado en la cintura haría lucir aún más nuestros atuendos de ganadero citadino”.

El plantón se dio a raíz de que en días recientes trascendiera en distintos medios que a los estudiantes de la Universidad Católica de Honduras se les permite libremente el ingreso con fusiles de asalto AK-47 a su centro de estudios. “A esos que son tan religiosos no les prohíben nada, pero a nosotros que solo queremos alucinar nos decomisan hasta el ruedo de los Wrangler”, se quejó Elvis Chinchilla, de primer ingreso y originario de Copán.

Entre sus demandas, los futuros profesionales de la agronomía también exigieron un subsidio para la compra chinola al mayoreo, ya que “las Laredo que usamos están hechas de abundante piel de cocodrilo o de boa constrictor y eso es un gasto”, según Humberto Madrid, de último año.

Desde la rectoría de la universidad, por su parte, se informó que las pretensiones de los estudiantes están siendo analizadas “en debida forma y con alto grado de responsabilidad”. Honduras Today pudo conocer a través de una fuente anónima que las opciones de ver satisfechas las exigencias de los estudiantes son altas. “Si incluimos las asignaturas de Microsoft Excel y Word en el pensum, seguramente también permitiremos el ingreso de armas y el subsidio por chinola”, dijo.

El contenido que ofrece Honduras Today es 100% ficción. Por tanto, lo que se diga de los personajes, las marcas y las instituciones referidas en sus artículos no se corresponde con la realidad.